Adelgazar con Proteinas

Acompáñame en mi pérdida de peso y mantenimiento. Perdí 40 kilos en 40 semanas con una dieta basada en las proteínas y ahora estoy intentando bajar un poco más y cambiar mis hábitos alimenticios.

¿Cómo se llega a pesar 40 kilos de más?

| 26 comentarios

También se podría preguntar, ¿cómo la comida pasa de ser un alimento a convertirse en una obsesión? Estas reflexiones son las que últimamente corren por mi cabeza.

Yo recuerdo una época en la que me costaba comer, no pensaba en la comida, de hecho mi madre siempre ha dicho que de pequeña era muy mala comedora y las fotos lo atestiguan con mis 45 kilos a los 16-17 años. Comía cuando tenía hambre, sin mirar los alimentos, sí, comía lo que me gustaba (que no eran demasiadas cosas) pero simplemente la comida me servía como combustible para funcionar que es lo que debería ser.

Siempre fui muy especial para comer y como la cocina me ha encantado de siempre, si había algo en la mesa que no me apetecía me preparaba yo otra cosa. Desde los 8 años rondaba la cocina detrás de mi abuela, fijándome en lo que hacía y ya con 9 años preparaba paellas, tortillas de patata,… en fin, todo aquello que me gustaba, pero comía raciones normales y no estaba pensando todo el día en ello.

Para desayunar un vaso de leche. A mitad de mañana algún bollo «guarro» tipo bollycao, pantera rosa o así, en ocasiones un poco de pan con algo. Para comer generalmente un plato de sopa y algún segundo (el pan no lo solía probar, pero no pensando en el peso, sino porque no solía comer con pan). A media tarde mi bocadillo de mortadela (para mí un manjar), 4 dedos de pan con 4 lonchas de mortadela. Para cenar poca cosa, 1/2 litro de leche con algún picoteo tipo croquetas o nada más.

Entre horas nada o pipas, si tenía hambre un vaso de leche con alguna galleta María. Lo normal en un niño o joven. Eso sí, la fruta ni probarla, excepto algún plátano de vez en cuando. La verdura era casi imposible hacémela comer, algún plato de acelga con patata o de col con patata, todo siempre refrito con ajos, algún puré de vez en cuando y poca cosa más.

Desde muy cría cogía la enciclopedia de cocina de mi madre y me ponía a experimentar los fines de semana, generalmente preparaba postres porque ha sido lo que siempre me ha perdido un poco, el dulce, pero yo no recuerdo de pequeña comer unas cantidades exageradas, sino lo normal y de vez en cuando.

A los 18 me fui a estudiar fuera de casa y viví en pisos de estudiantes. Íbamos cocinando con el tiempo justo y muchas veces recurríamos a cosas rápidas tipo pasta y congelados. Mirad, este ejercicio de reflexión quizás que me esté sirviendo, me acabo de dar cuenta que puede que fuese en esta época en la que mi alimentación se desbarató demasiado. La presión de los exámenes me «hacía» obsesionarme por un bocadillo de tortilla de patata siempre a media mañana y mi caja de Donuts por la tarde.

Comía a cualquier hora, cualquier cosa y no respetaba las cinco comidas ni llebaba una alimentación sana. Supongo que mi cuerpo (todavía joven) soportó todo esto (pues como mucho pesaría como ahora en los «peores» momentos, puntuales y no durante mucho tiempo).

También hay que añadir que tuve un accidente muy fuerte que me llevó a estar varios meses postrada en una cama y otros tantos caminando con muletas y sin poder hacer mucho ejercicio, la verdad.

Pero aún sigo sin saber cómo se puede pasar de estar pesando cincuenta y tantos a más de noventa.

Yo tengo claro que me engordo porque como mal, a destiempo, lo que me apetece y a veces demasiadas cantidades. ¿Cómo se puede salir de esto? La idea es que contéis vuestras experiencias, vuestros por qués, a ver si «reflexionanado en voz alta» logramos ayudarnos un poco.

26 comentarios

  1. Motera como siempre «Chapó» x tu comentario, o más bien lo tendría que definir como una clara introspección al problema de la comida. Y en ese problema nos vemos muchas pero no sabemos identificar la raíz de dónde puede venir esa dependencia.
    En los últimos post se ha comentado un libro sobre una teoría cognitiva y son superefectivas, lo que ocurre es que nos tienen que adiestrar, vamos que tenemos que disponer de herramientas para saber manejarnos, Ej. cuando empiezas a toser, o te escuece la garganta, ya sabemos que puede empezar un proceso

    • No me dejaba seguir, quería decir un proceso gripal, pues en los demás ámbitos pasa =, con cada problema hay que tener en cuenta sus herramientas precisas. Pero lo que has comentado Motera es verdad, sin darnos cuenta se suman los kgs a nuestro cuerpo y no sabemos reaccionar a tiempo.
      Este apartado me parece muy interesante.
      Un besito y espero que sigamos comentando

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, nos es difícil saber cómo reaccionar ante los males mentales, por muy leves que sean. Yo espero poder algún día volver a ver la comida como algo normal y no obsesionarme con ella

  2. Hola a todos!

    Soy nueva por aquí, pero este blog me parece fantástico! Enhorabuena a la autora ^_^

    A este respecto me gustaría decir que yo siempre he sido de buen comer, y por eso desde mi más tierna infancia he tenido problemas de sobrepeso… La cosa es que después de una dieta de aporte proteico he perdido mucho y mi gran objetivo es mantenerlo, que por esa maldita obsesión por la comida, es lo que más me ha costado siempre que he acabado una dieta…

    En fin, que yo venía a contaros que existe un libro que está bastante bien y que es «El método Beck para adelgazar», que utiliza la terapia cognitiva para «entrenar la mente para pensar como una persona delgada». Lo he descubierto hace muy poco, y en teoría hay que empezar a leerlo antes de ponerse a dieta, como preparación y luego como apoyo durante el proceso de adelgazamiento. Yo lo empecé después de empezar la dieta, cuando ya había perdido unos 12Kg, pero me está sirviendo de mucho en la adaptación a la comida normal, y la verdad es que me veo más capacitada que nunca para conseguir mantenerme.
    Al principio pensé que era una chorrada, pero seguí casi todos los consejos (a regañadientes, porque me parecía una estupidez, pero lo hice) y no sé, pero a lo tonto parece que va haciendo mella, de verdad…

    Si alguien lo prueba o ya lo conoce, que nos cuente!

    Un saludo y ánimo!

    • Muchas gracias Manukk.

      He estado buscando opiniones sobre ese libro y supongo que puede servir de ayuda, a ver si lo encuentro en algún sitio y puedo echarle un vistazo.

  3. Yo siempre he tenido algún kilito de más DESPUES de la pubertad….aunque al ser joven, en veranito, en un plis plas te pones casi en tu sitio…encima hacia ejercicio ( aeròbic, algo de esquí y piscina en verano)….pero ya me tentaba el dulce ya…pero por la edad no pasaba de ahí…

    Hubo un año, q casi sin hacer nada adelgacé muchísimo en verano….lástima no haberme cuidado desde entonces….siempre me lamentaré….estaba hecha un típín…yo lo asimilo al cambio q hacen los chicos, q se estiran y cambian de nió a hombre…no sé….

    Después, con los años, la bajada de peso con dieta del pre- verano era CRUCIAL para mantenerme a raya con el peso, pq en invierno siempre aumentaba….extra a extra…a parte en la época de la Facultad dejé el ejercicio…y supongo q por eso en invierno se me iba la báscula….pero nunca más de 5kg de más…aprox….el dulce seguía siendo mi preferido…y ya hacia algún estrago en la nevera con la Leche condensada o la Nocilla….

    El salir y tener «novio» me hacian cuidarme y mantenerme a raya….pq te pones ropita mona y te arreglas….

    Con el 1r. curro empezaron los nervios, agobios y la falta de tiempo y el comer peor pq trabajaba 2 días fuera de casa y claro….algún menú tentador caía y si era de chino no veais q empacho….hacía bastante menos ejercicio aún, si no nada….por tanto, peor alimentación, más agobios y menos ejercicio….así q casi tendría q haberme dado cuenta de que iba de mal en peor….
    Aún así, en verano CASI llegaba a mi peso…pero cada verano me costaba más conseguirlo….y poco a poco fui subiendo de peso….

    Cambié de curro a mejor, esta vez más tranquilo, la gente más maja y sin desplazamientos…

    Para mi boda volví a hacer mi enésima dieta….y conseguí ponerme en 70kg…pero a la vuelta del viaje de novios ( durante el cual ya subí algo) fue el desparrame total…OS JURO Q NO SE PQ …pero me comia TODO, dulce, salado, y en grandes cantidades….y ahí ya subí mñas que nunca….unos 8-10kg en unos meses….luego vino el embarazo….del q en lugar de bajar de peso me quedé con él….y hasta pasado un año del parto no reaccioné y descubrí ésta dieta….de proteinas….

    Personalmente me funciona, pero me cuesta ser constante y lo peor…una vez conseguido mi objetivo, veo q sigo teniendo un problema de control…pero una vez conseguidos los 69 el verano pasado y de recuperar CASI todo el peso….en cuanto lo vuelva a conseguir , me voy a ESFORZAR al máximo por mantenerlo….

  4. mi relacion con la comida es pésima. como a cualquier hora. sobre todo dulces y me muero por el pan.
    pero, en fin, con 1,68 he llegado al tope 88 kilos. es horrible-
    llevo dos dias portandome bien, espero k sea la definitiva porque me encuentro fea, gorda. no puedo dar un paso. me canso

  5. Bueno, para mi, la preocupacion por el peso es relativamente reciente, la verdad es que de pequeña no fui una gran comedora, sobre todo de bebe. Me cuenta mi madre que siendo yo l mas pequeña de 4 hermanos se ponian todos a mi alrededor para hacerme gracias para que me terminara la papilla y alguna vez en la ultima cucharada iba todo para fuera.
    en la niñez lo normal, tostadas en el desayuno, el bocata del recreo, comida, bocata de tarde y cena, siempre he sido muy atletica y espigada,cosa que se acentuo en la adolescencia, que aun me acuerdo que me llamaban palillo de lo delgada que estaba, y eso que comia como una lima.Tanto que mi madre me llevba a medicos por que no se explicaba que comiendo como comia estuviese tan delgada,le dijeron que tenia un metabolismo que absorvia lo que necesitaba y el resto lo desechaba.
    La primera vez que me intentaron poner a dieta fue en mi primer embarazo, pues empece a poner kilos como una loca, tanto que mi ginecologo cada vez que iba al seguimiento antes de sentarme me decia no no a la bascula y me puso a dieta, solo la cumpli un dia , la tarde que llore por un bokata de chorizo me negue a seguirla.
    despues se fueron los kilos con el trajin de trabajo, casa y niños volvi a mi peso y solte los 18 kilos que engorde.
    Ahora mas que por un gran sobrepeso ha sido por estetica, loss kilos de mas se me agarran a la tripa, y por mi edad 43, se que mi cuerpo por el mismo no va hacer milagros, yy que le tenia que ayudar.
    Esta dieta me ha hecho perder 9 kilos estoy en fase de consolidacion y haciendo deporte para endurecer, el hecho de hacerla con mi chico me ha ayudado bastante pues yo soy poco constante,
    Aun asi peco de vez en cuando, el cuerpo es sabio si necesita azucar la pide,si necesita hidratos los pide,algunas veces se los doy y otras no.
    Pero me he prometido a mi misma no volver nunca a todo trapo a los embutidos,los dulces y el pan.
    Por ejemplo una de las comidas de gala que nos hacemos son huevos fritos con patatas y pimientos fritos y PAN.
    Esta es mi historia alimenticia

  6. me he sentido muuuy identificada con todo lo que cuentas, absolutamente, en mi caso particular reconozco claramente lo que alguna comentaba, el calmar la ansiedad devorando comida, de todo tipo a ser posible rica en grasas e hidratos eso es lo que más calma la ansiedad porque la lechuga y las manzanas resultan ineficaces, eso me lleva a pensar porqué??? por que no podemos saciar nuestra ansiedad y «gula» con alimentos sanos y poco calóricos, yo he llegado a la conclusión de que necesitamos SATISFACER y llenar nuestros vacíos emocionales y lo solucionamos dándonos un banquete de calorias que nos consuela.
    A mi me solia pasar que preparaba alguna comida o cena y siempre acababa cocinando mucha cantidad, con la excusa de que así hay para mañana y no me toca cocinar de nuevo, pero en realidad cocinaba en cantidad para poder repetir, me creaba cierta ansiedad pensar en que iba a comer un plato mediano o solo un plato y no tener la garantia de que iba a satisfacer mis necesidades psicoafectivas y no ina a poder calmar la ansiedad si no ponia suficiente comida.
    Estoy encantadísima con la dieta dukan, ya que he perdido mucho el apetito, estoy comiendo platos que son una cuarta parte de lo que yo antes comía y me quedo tan pancha, me está ayudando muchísimo, obtengo la felicidad y la tranquilidad que necesito viendo como la báscula desciende y estoy descubriendo unas recetas deliciosas (y dulces) con muy pocas calorias.
    Ayer prepare un roscon dukan relleno de crema pastelera dukan, lo parti en 4 trozos y me desayune uno, antes de terminarlo mi marido que se ha apuntado a la dieta quiso probarlo y me pidió de mi ración, le dió un enorme bocado y me quedé con poquito, entonces cayendo en los errores que cometía anteriormente, me fui a comer una segunda porción, diooooossss míoooooooo estuve 2 horas con la tripa hinchadísima, al mediodia solo tome una lata de berberechos porque sentía el estómago a explotar. A pesar del mal rato, no sabes lo contenta que estoy de que me haya sucedido esto, antes mi estómago era un pozo sin fondo, podía haberme zampado el roscon entero y luego hacer una comida de primero segundo postre guarnicion e infusión con galletas.
    Estoy encantada y eso que solo he perdido 10 de los 50 kilos que tengo que perder, creo que esta dieta va a conseguir en mí un cambio en mi relacion con la comida, estoy aprendiendo que mucho sienta mal y que poco es bueno para mi y si eso se me graba en la cabezota ya habremos ganado la guerra.
    Por cierto yo no tengo acceso a ver esas fotos de tu cambio espectacular y me gustaria registrarme y ver algunas para animarme, como me puedo dar de alta, ahora solo recibo por mail avisos de los articulos…
    Gracias!!!

    • Creo que somos muchas las que tenemos sentimientos parecidos y leerlos en otras personas nos hace saber que no estamos solas en este camino.

      Para ver las fotos te tengo que mandar una clave, ahora te llegará a tu correo electrónico, mira a ver no te llegue a la carpeta de spam. Espero que te sirvan.

  7. Hola guapa!
    Pues si yo me paro a pensar, de niña y de joven comía prácticamente lo mismo que tú… salvo que a mí nunca me ha gustado mucho cocinar, y que lo del dulce no me ha llamado la atención EXCEPTO el chocolate y los helados. En mi caso, «me abandoné» pensando que no valía la pena obsesionarse ni tampoco molestarse en fijarse en lo que engorda y lo que no… cuando me vine a vivir con mi chico hace dos años ypico fue cuando empecé a desbaratarme de verdad… siempre comiendo pizzas, canelones, pasta… sin planificar ni compras ni comidas ni nada… venga helados, venga chocolate, venga todo… pensando «porque yo lo valgo» y me planté en cien kilos. Ahí sí que dije, esto no puede ser, no puedo seguri así, que me fatigo con subir un piso de escaleras, que me canso hasta la extenuación cada día sin hacer nada… Ya me he quitado diez kilos de encima en cinco semanas y me siento súper motivada con esta dieta, ánimo chicas, nosotras podemos!!!!!

    • Muy bien Violeta, a seguir adelante con esa fuerza que has sabido encontrar.

      Por cierto, me encanta el olor a violetas, siempre suelo usar alguna cololia que la lleve.

  8. El pasado fué ,dejó huellas y llegamos a los kgs que portamos a disgusto, recordar comida comida no hace bien ,nos pone tristes y nos quita energía necesaria para proseguir , cualquier contradicción en nuestra vida nos deja indefensos y a veces nuestras emociones nos corroen la voluntad .Hoy no me fue bien con la balanza ,pero me levanté con muchas ganas de llegar a la victoria final, la dieta la fui adaptando a mis sensaciones digestivas y logré equilibrio comiendo un dia de proteinas y un dia de verduras cocidas con 65 grs de arroz ,igualmente cuento las calorias para mi organismo las porciones deben ser chicas .En Argentina son las 10 de la mañana y esta fresquito asi que me voy de caminata ,que sigas bien

  9. Jo niña,no sabes como me gusta leerte,y lo mucho que me ayuda…gracias a ti,logro no caer en muchas tentaciones y como dices lo dificlil es mantenerse..me he sentido super identificada con tu testimonio….a mi lo que me perdio fue la comida rapida,el no hacer la comida con anticipacion el estresss..en fin que os voy a decir..me ha dejado alucinada tu cambio fisico…es alucinante…es como los anuncios de teletienda que te venden un maquina de ejercicio y pones el antes y el despues..y dices..quien se va a creer que es la misma?pues lo mismo me ha pasado contigo,a excepcion que lo tuyo se que es veridico jejeje,un besico reina

  10. hola a tod@s! parece que hoy va de desnudarse emocionalmente pq para mi la relación con la comida. no es hambre, ni necesidad de comer, es ANSIEDAD, pura y dura y la comidad para calmarla va muy bien (al menos para mí), nunca supe a que se referían mis amigas cuando decían que no podían comer pq se les cerraba el estomago, que los nervios no las dejaban comer. Sigo sin saber que es eso pero …….. con mucha fuerza de voluntad, la dieta y las ganas de dejar todo eso atrás pues lo vamos mirando de superar. Estoy a dieta desde febrero de este año (dukan) empece con 90 kilos y a día de hoy 71,5, sólo me quedan 500 gramos para llegar a «conso» y en eso estamos. un saludo para tod@s.

  11. Mi obsesión es satisfacerme con la comida, celebrar con la comida, lamentarme con la comida …siempre la comida. Megusta todo y a cualquier hora. Solo hay un problema, que luego no me siento bien.
    Mi deseo es aprender a comer y tener una relación sanacon la comida, esas que describes tú de niña.
    Quiero ver la comida como lo que es, algo necesario para vivir, no para sobrevivir.
    En fin … yo también me pregunto cuando fue eses momento … un beso y ánimo

  12. Me ha gustado mucho tu reflexión, creeme, yo tb me la hago a veces.
    Yo tb me recuerdo sin obsesiones y es entonces cuando me encontraba mejor y comia lo que debia, es cuando se come en exceso por el motivo que sea, en mi caso tb el estrés..cuando vas cogiendo kilos casi sin darte cuenta..y despues de esto, el quitarselos y mantenerlos es lo dificil.
    Por eso yo propongo equilibrar la alimentacion y dejarse de dietas draconianas, que lo unico que hacen, hablo en mi caso, es obsesionarme mas aun con la comida, con lo que puedo y no puedo, y deseando terminar para ver qué puedo comerme, vamos, soñar con comida.
    Igual que esos kilos han sido pro malos habitos y poco a poco, ahora a cojer los buenos, y tb poco a poco ir soltandolos, en mi caso, paciencia para no pensar lo que me falta y seguir en el camino, que andando se hace..
    Me gustan mucho tus reflexiones wapa, tan sabia como siempre, un besazooo LUR- malu

    • ¡Hola guapa!

      Hacía mucho que no sabía de ti, es más, es tu primer comentario en el blog porque te lo tengo que aprobar.

      Nuestro gran problema, la comida. Pero bueno, nos damos cuenta de ello, con lo cual ya queda menos para poder salir.

      Un beso enorme.

  13. Hola, a mi me paso en la etapa de la adolescencia, nunca he sido delgadita, más bien regordeta, pero en la adolescencia, me engorde yo creo que a 80 kilos, despues adelgace un poco haciendo ejercicio y la verdad es que comiendo muy poco, empece a tener pareja y engorde otra vez, me puse a dieta y logre bajar unos 15 kilos, pero esos kilos volvieron y me quede embarazada y ya fué el despiporre, llegue a 90, y eso que te dicen que despues de dar a luz adelgazas y si das de mamar adelgazas más rápido, mentira!!! esos kilos no desaparecen, ahora con la dieta Dukan, lo estoy haciendo, ya llevo 7 kilos y estoy super contenta, aunque a veces es duro no caer en la tentación

  14. Yo tebgo un problema de tiroide,y me sobraban 20 kilos pero gracias a regime ya he perdido 15 y no podeis saver lo contenta que estoy gracias por animarme.

  15. Bueno yo apenas me acuerdo de lo que me gustaba comer, sólo recuerdo el puré de patatas casero….ummm me encantaba y me encanta, creo que me gustaba todo pasado (quizás algún complejo? Pudiera ser, ya que me crié viviendo en casas diferentes, ora con mi abuela, ora con mi abuelo, o con mis padrinos y poco con mis padres.) De lo que si que me acuerdo es de que siempre nos decían que era de muy mala educacion dejarse comida en el plato, habia que ser una niña buena y comer aunque estuvieras a reventar. Mi bisabuela, solía prepararnos «vino caliente con azucar y pan esmigao»; la abuela nos hacía la nata de la leche con azucar y untada en el pan y en el colegio nos obligaban a tragar todos los potingues que nos preparaban (algunos vomitivos….pero ya sabéis hay que dejar el plato limpio o si no, castigada sin recreo y a comer aunque lo vomitaras) Luego vinieron los hijos ( mi peso de adulta oscilaba entre los 58 y 60 k, nunca delgadita, aunque yo me encontraba muy bien) creo que emplee el mismo sistema con mis hijos «no hay que dejarse nada en el plato que hay muchos niños que se mueren de hambre» ese era mi lema…..y poco a poco casi sin darme cuenta fui cogiendo peso hasta que (como ya dije en el pos de nuestras dietas) un día comencé a bajar de peso sin hacer nada, sólo ser feliz…..ya seguiré contando, jajaja (como soy de las más mayores tengo muchas cosas que contar, jajaja)
    Saludos y fuerza a todo@s

  16. Hola, a mi me sobran 30 kilos, (bueno, ya solo 15 gracias a la dieta y a vuestra ayuda).
    Cuando era pequeña, mas o menos hasta los 5 años, me costaba comer muchisimo, mis padres se ponian negros para darme de comer, no tragaba, se me quedaba la boca llena y no la movia para tragar, aunq para no comer no estaba flaca, me crié bien, ni gorda ni delgada. Pasé una infancia sin comer en el recreo nada de bollicaos, ni donuts, siempre mi bocata, a veces con pan integral (que ahora lo odio), mi madre procuró siempre darnos a mi hermana y a mi una alimentacion sana, hasta con 14 años me daba levadura de cerveza en copos en la leche en vez de cola-cao. Pero cuando mis padres se separaron y me fui con mi padre, ya tenia unos 20 años quedé libre de mi madre, y aproveché comiendo chocolates y bollicaos a punta pala, y nada de pan integral, por supuesto. Ahí empecé a descontrolarme un poco, aunq no duró mucho, al poco me apunté a aerobic y por las noches no cenaba, con 22 conocí al que ahora es mi marido, y yo pesaba 48kilitos, «cuidaba» mi figura de esa forma. Me puse a vivir con mi novio (y dejé el gimnasio y las no cenas) y 2 años despues me casé pesando 56 kilos, 7 años despues, antes de quedarme embarazada de mi hija pesaba 75 kilos, y 3 años despues 85kilos, mi hija ya tiene 2 años, a finales de marzo de este año empecé la dieta.
    Esa es mi historia, me dejé tanto cuando me casé, comiendo lo que me apetecia, (sobre todo lo dulce, el salado no me va mucho)…ese fue mi problema.
    Mi abuelo decia «tas casat, tas cagat» eso me pasó a mi. Supongo que pensaba que ya no hacia falta cuidarse.
    Un besito a tod@s.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.



Follow Me

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.